“Haiti y la Sra. Sonia Pierre: heroína ante la imagen de una catástrofe. Mrs. Sonia Pierre and Haiti: the image of the disaster”

Fiestero del clima

Desde que el hombre es hombre, ha estado luchando contra los elementos para conseguir su supremacía. Al principio todo era muy duro, era una lucha ardua en la que el fuego tuvo que ser robado por Prometeo a los dioses. Posteriormente numerosas tradiciones mitológicas que se confunden con la historia, han intentado relatar -con mayor o menor verosimilitud- el periplo humano hasta alcanzar el lugar en el que hoy nos encontramos. Un lugar, que nos ha costado más de dos milenios de alcanzar y que nos permite tener cierto control de las catástrofes climáticas y otras como terremotos debidas a los movimientos de placas terrestres y la actividad magmática del planeta.

Los hombres y mujeres de la Tierra hemos sido capaces, con nuestro ingenio y desarrollo científico ir desarrollándonos paulatinamente hasta ser capaces de hacer frente a todo tipo de adversidades climáticas y terrestres. Por ello, más que quejarnos del desarrollo técnico y científico que hemos alcanzado, debemos estar agradecidos de por ejemplo: que cada día el agua salga de grifo(en lugar de ir al río a por ella), que una jeringuilla nos permita viajar a lugares donde moriríamos si no nos vacunaran, que encender un ordenador sea toda una aventura, que durmamos todos los días a cubierto sin miedo a animales salvajes ni lluvias torrenciales, etc. Como seres humanos, hemos logrado muchos avances, y lo importante es saber usarlos correctamente para el bien y desarrollo de la humanidad, más que para su destrucción.

La señora Sonia Pierre, recibió el pasado 11 de marzo el Premio Internacional a las Mujeres con Coraje de manos de la Primera Dama Michelle Obama y de la   Secretaria de Estado Hillary Clinton, por su activismo en la defensa de los inmigrantes haitianos y por su apoyo a Haití en la catástrofe.

La Casa de América se sumo a la promoción de la insigne mujer Sonia Pierre, en un acto en el que se hablaba de la gran relación que une a muchas mujeres de la República Dominicana que tienen ascendencia haitiana (como la propia Pierre).

Comenzó la exposición la Sra. Carmen Aragonés Directora de Interred, una ONG Teresiana para la ayuda al desarrollo que lleva muchos años trabajando en Haití y República Dominicana. Nos cuenta, que MUDHA (o movimiento de mujeres dominicano haitinas) empezó su andadura en el año 2004, trabajando por la gobernabilidad y para fortalecer a la población civil. Trabajan con mujeres de Haiti que viven en la República Dominicana. Cuando llegó el terremoto de Haiti de enero de 2010 empezaron ha activar el protocolo de emergencia en la catástrofe. Luego, desde la plataforma de ayuda a Haiti se recogió la ayuda de muchas agencias extranjeras para el desarrollo como la AECID (Agencia Española), y se lanzó rápidamente ayuda a todos los niveles. Se recibió también mucho dinero de empresas. Un centro muy importante que está trabajando en la zona es el Centro Cultural Poveda que canaliza la ayuda en la zona, dando medicamentos, cobijo, y ayuda a largo plazo. Se estableció la mesa llamada: Derecho a tener Derechos, para todos los países más pobre de América Latina. Para prevenir la deforestación y evitar la carencia de sistemas de prevención y conseguir la reconstrucción del país con el apoyo haitiano y dominicano.

Por su parte el señor Don Pablo Yuste, como coordinador general de la AECID, nos comenta que el pueblo haitiano tuvo un comportamiento ideal. Reconoce, que la mujer es la que mantiene la estabilidad social en estos casos. Haití, ya era un país muy subdesarrollado que ocupaba el puesto 142 del IDH(índice de desarrollo humano). El señor Yuste se queja de que el Gobierno de España va a reducir 600 millones de euros su presupuesto para la ayuda al desarrollo como consecuencia de la crisis económica. Continúa dibujándonos la realidad de Haití, donde más del 62% de la población es analfabeta y con un máximo de 62 años de esperanza de vida. Es un país con mucha corrupción donde hay grandes mafias de venta de órganos humanos y con 460 campos de desplazados.

A continuación, tuvimos el placer de escuchar a la embajadora de de Haiti en España, la señora Yolette Azor-Charles. Hizo hincapié en la importancia de la mujer en la sociedad haitiana y en toda la zona del caribe. Nos recuerda, que el 80% de las mujeres del caribe son las cabeza de familia monoparental. La señora Yolette reconoce que los hombres trabajan poco en Haiti, y que el peso mantener el país recae en las mujeres. Nos habla del derecho a tener derechos, de la importancia de que todos los haitianos tengan derechos humanos. Afortunadamente, gracias a la ayuda internacional Haití ya disfruta de agua potable, pero dice que se necesitan nuevas normas y nuevos derechos para que Haiti funcione a todos los niveles.

Como colofón al acto, asistimos a la conferencia muy emotiva y sincera de la señora Sonia Pierre. Ella agradece mucho el premio que ha recibido de manos de la Primera Dama Michelle Obama y de la Secretaria de Estado Hillary Clinton, pero cree necesario un reencuentro entre los dos pueblos vecinos: los dominicanos y los haitianos. Ella, como dominicana hija de inmigrantes haitianos se siente parte de los dos países y con vínculos en ambos. El pueblo haitiano se siente con ganas de trabajar y de levantar el país. La señora Pierre reconoce que se necesita más ayuda técnica en el país que lo reconstruyan y menos ayuda militar. Ella quiere, tractores, palas mecánicas, nuevos equipos.

Asegura que la ayuda internacional llegó, pero que hay más de 9 millones de damnificados que han perdido su trabajo o su casa y que hay que seguir mandando ayuda para que la gente no emigre a la República Dominicana. La señora Pierre pide que cada país ayude en lo que es bueno. Por ejemplo, España en potabilizadoras y desaladoras de agua, Costa Rica en plantaciones, etc.

Felicito a la Sra. Pierre y a Michelle y Hillary, por que son tres grandes mujeres que han destacado fenomenalmente tanto en sus vidas públicas como privadas y con mención especial a Sonia Pierre por su gran fuerza y lucha para enfrentarse con el desastre que le tocó vivir en Haití.

Sin duda, Pierre transmite la fuerza de una gran mujer, comprometida con los derechos humanos y muy especialmente con los de las mujeres, pero sobre todo con la reconstrucción del país de su padres: Haití.

No hace mucho, tuve la oportunidad de escuchar las charla en televisión de un antiguo embajador de España en Haití, que hablo de forma muy negativa del país, sobre todo porque piensa que se tiene que hacer más esfuerzo por parte de los propios haitianos y sobre todo en establecer un sistema político que funcione mejor en el país.

Como vemos la clave para la evolución de un país está en la honestidad de sus instituciones, sin un aparato de Estado que sea fuerte y transparente es muy difícil que una sociedad se desarrolle. La democracia permite que el pueblo vote por el mejor candidato, el problema surge cuando todos los candidatos son nefastos y ninguno aporta nada al sistema. Esto ocurre en algunos países que han sufrido grandes catástrofes por su corrupción y bajo nivel de responsabilidad de su clase política y de los trabajadores públicos.

Como decía un experto, la democracia es el mejor de los sistemas políticos que conocemos, porque al menos, cada cuatro años, se ofrecen cosas a los ciudadanos y ciudadanas del país. El problema surge cuando por un lado, los políticos usan sus puestos para su beneficio personal; cosa que ocurre en todos los países en un pequeño porcentaje ( en España tenemos muchos casos de corrupción) que no afectan más que al 0,1 % de la clase política. Sin embargo, en algunos países la corrupción política y en los trabajadores públicos supera el 50% del total con lo que se llaman democracias fallidas que no funcionan.

En mi estancia en Salamanca tuve la oportunidad de ser oyente en numerosas asignaturas, destacando la de Sistemas Políticos de América Latina. Pues bien, una de las conclusiones que el profesor y los alumnos sacaron el claro es que se necesitan instituciones serias y responsables y una clase política igualmente comprometida para que un país funcione.

De toda esta experiencia, debo convenir que las mujeres como Sonia Pierre son verdaderas heroínas luchando en muchos casos para defender a los más débiles cuando nadie lo hace (o muy poca gente).

Afortunadamente, los países más civilizados como España, tenemos la AECID y otras instituciones públicas y privadas que ayudan al desarrollo de los países que lo necesitan y que luchan por un mundo mejor, por una sociedad más educada y con mayores perspectivas de futuro. Pero no debemos dormirnos, recordemos películas como MAD MAX, en las cuales la situación del mundo tras una guerra devastadora, lo ha dejado sin ley, ni orden, ni ninguna institución, y donde el protagonista (Mel Gibson), campa a sus anchas en su coche luchando por la preciada gasolina y con pistolas por su propia supervivencia. Intentemos que eso no ocurra nunca, porque si ese mundo llega, será como la selva y los seres humanos seremos peores que en la guerras, como animales salvajes donde sólo reinará el: “salvese quien pueda”.

Muchas felicidades a Casa de América y la Sra. Pierre por su acogida y exposición respectivamente y esperemos y deseamos todo lo mejor a la República Dominicana y a Haití.

Maestro de fiesta

Saludos cooperando con ONGs,

Jorge.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: